CONSORTES Y ACOMPAÑANTES IV (EL PROTOCOLO DEL CONSORTE SIN PAREJA)

Otra cuestión que en muchas cocaciones es motivo de conflicto es el tratamiento que hay que dar al consorte en los actos a los que acude sólo (sin la compañía de su pareja, por ejemplo: el Ministro, el Presidente, el Alcalde o el Presidente de una Empresa). Pues somos conscientes del papel esencial que los consortes tienen en este musno de las relaciones públicas y de reconocimiento social.

Desde el punto de vista técnico, un consorte que acude a un acto sin su marido o esposa no tiene el mismo tratamiento que cuando acude con él o ella. Sin embargo, tampoco es cuestión de llevarle a los último lugares.
En este aspecto, toma especial relevancia por ejemplo la esposa del Presidente del Gobierno, de la Comunidad Autónoma o del Alcalde, por citar los casos más frecuentes. En el Real Decreto de Ordenación General de Precedencias del Estado no hay sitio previsto para los consortes, a excepción de caso de la Reina y de la Princesa de Asturias. Pero no para los demás, que en estricta aplicación de la costumbre deben ocupar el asiento que por sí mismos les correspondería.
También es cierto que un empresario puede no atreverse a decirle a la esposa del Presidente del gobierno o de Alcalde que tiene que sentarla en la mesa 35 del banquete, por ejemplo. En este caso, resulta lógico buscar un puesto de especial relevancia en función al tipo de acto que se celebre y en cualquier caso si es invitada de honor puede tomar toda la precedencia que estime el anfitrión, de acuerdo a los criterios del invitado de honor. A buen segur, el empresario colocará en la mesa presidencial a la señora del Presidente del Gobierno.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...