ENSAYO DE UN ACTO I

Cuando organizamos un evento antes de la celebración del mismo, cuando ya tenemos todo montado debemos hacer un ensayo general del acto.
 
Nada puede dejarse al azar. Se deben comprobar que todo esté según lo planeado, que todo está en su sitio, que los invitados estén colocados en el sitio correcto, que las azafatas estén en su puesto, que los coches estén preparados… Es decir, se comprueba hasta el más mínimo detalle, por insignificante que parezca, ya que un fallo, por pequeño que pueda parecer puede echar por tierra toda la labor preparatoria.
 
El anfitrión de un evento debe estar perfectamente preparado para desenvolverse en un acto sin tener que estar su jefe de Protocolo todo el día detrás suyo. Por ello, es imprescindible que el anfitrión conozca perfectamente todo lo previsto en el acto.
 
Para que el anfitrión conozca todo a la perfección es por lo que surgió el ensayo previo a la ceremonia. El ensayo es algo muy aconsejable, ya que no sólo permite que el anfitrión se identifique con todo lo previsto y adquiera desenvoltura, sino que experimente que es viable todo lo planificado y, sobre todo, que los tiempos estimados son los correctos.
 
En el ensayo, se pueden detectar algunos inconvenientes de lo que estaba previsto, que pueden ser corregidos sin problemas.

Organización de Eventos
Fuente Foto: Google
¿Ensayas tus actos?
¡FELIZ LUNES!
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...